Follow by Email

jueves, 1 de septiembre de 2011

Magnetismo y carreteras.


Dispositivo magnetico y raíl.
Hoy me he encontrado con un diseño de generación de energía eléctrica tan sorprendente como ambicioso.
Lejos de aerogeneradores y células fotovoltaicas, este dispositivo rinde homenaje a la ley de Faraday-Lenz, según la cual, cuando un campo magnético variable atraviesa una espira, se genera en esta una corriente eléctrica. Teniendo en cuenta este principio, el diseño que procederé a describir se basa en incorporar un campo magnético en la parte de abajo de los coches, de tal forma que, aprovechando su energía cinética, se cree un campo magnético "móvil". Este será recogido por un rail ubicado en la carretera que transformará este magnetismo en energía eléctrica.
Vayamos por partes. Para la generación del campo magnético, nada más sencillo que incorporar en la parte inferior del chasis del coche un imán. La recogida de este campo se realiza por el raíl ya mencionado, el cual se compone de pequeñas piezas, de montaje similar a un escalestri. ¿Cómo son estas piezas?
Pues bien, cada pieza que constituye el rail, es una bobina alargada, que tiene en cada uno de sus extremos un amortiguador. En el interior de la bobina, se coloca un imán. La idea es que, cuando el coche pasa por encima del raíl, su imán interaccione con el que está dentro de la bobina, de tal forma que lo haga moverse hasta rebotar con el amortiguador y retornar a su posición inicial. Al moverse dentro de la bobina pues, se genera energía eléctrica.
Este diseño no solo sería útil en carreteras, sino que se podía ampliar también al sector ferroviario.

Explicación del funcionamiento del raíl.

No hay comentarios:

Publicar un comentario